Mi agente preparó la solicitud  y yo firmé…

Este articulo fue publicado en El Español en Australia el martes 24 de octubre de 2017

 

Mi agente preparó la solicitud  y yo firmé…

Este tema se está convirtiendo en una pesadilla: en mi oficina continúo recibiendo clientes que no tienen idea que visa han solicitado. Cuando les pregunto sus circunstancias individuales, me responden que ‘mi agente de inmigración preparó mi caso y yo firmé los papeles’.

 

El caso de Santiago

Santiago vino de Uruguay hace un año con una visa de turista. Fue a ver a un agente de inmigración al poco tiempo de llegar.

Santiago no tenía calificaciones para solicitar su visa bajo el programa de inmigración calificada. Tampoco quería ser estudiante, no tenía familia en Australia ni tenía pareja que pudiera patrocinarlo. Tampoco tenía un empleador que pudiera estar remotamente interesado en patrocinarlo con un contrato de trabajo. Cuál fue la solución propuesta por el agente de inmigración? Presentarse como refugiado.

Refugiado de Uruguay?

El problema es que Santiago tampoco tenía razones para solicitar protección de Australia. Uruguay es un país democrático, no se persigue a nadie y los ciudadanos pueden entrar y salir libremente sin tener que dar explicaciones a nadie. En dónde está el riesgo para su vida?

La detención

Comenzó a trabajar, ilegalmente, porque su visa no tenía permiso para trabajar. Su agente le había dicho que no se preocupara, que el permiso de trabajo iba a llegar.

Al poco tiempo, recibió una visita de inspectores del Departamento de Inmigración, quienes le condujeron a Villawood Immigration Detention Centre.

Ilegal

A través de un intérprete, Santiago se enteró de su situación: la solicitud de refugiado había fracasado en primera instancia y al no interponer una solicitud de revisión al Administrative Appeals Tribunal dentro del tiempo pre-determinado, se había transformado en ‘ilegal’.

Tenía la opción de irse pagando su propio pasaje o pedirle al gobierno australiano que pagara su pasaje y básicamente, lo deportara.

Deuda y periodo de exclusión

Santiago no tenía dinero y eligió ser deportado. Allí contrajo una deuda con el gobierno australiano y al haber sido deportado, tiene un período de exclusión de al menos tres años. Es decir, no sòlo tiene que pagar su deuda a la Commonwealth sino que aún pagando, tiene que esperar el plazo prescripto para intentar volver.

Conclusión

Si Ud está en Australia con una visa de turista, asegúrese primero de las condiciones estipuladas en la misma. No confíe en lo primero que le digan, pida una segunda opinión. Ningún agente de inmigración que se respete -y que lo respete a Ud como cliente- le aconsejaría que siendo ciudadano uruguayo se presente como refugiado ya que esa solicitud está condenada al fracaso más rotundo.

Recuerde: no todo lo que reluce es oro. Desconfíe de los agentes de inmigración que lo primero que sugieren es que se presente como refugiado. Pida una segunda, y tercera opinión, si es necesario.

Y por último, Ud tiene el derecho y el deber de saber que visa ha solicitado. No firme documentos o formularios que Ud no entiende. Lleve a alguna persona que puede ayudarle a entender lo que el agente le dice. Y si el agente habla nuestra lengua, Ud tiene la perfecta oportunidad para hacerle todas las preguntas posibles. Pregunte, es su derecho.

Visas de refugiados no se dan fácilmente. Para poder ser refugiado en Australia el o la candidata tiene que cumplir al menos una de las razones establecidas por la Convención Internacional de los Derechos de los Refugiados, establecida por la Naciones Unidas y de la cual, Australia es uno de los países signatarios.

 

Copyright, Silvia P Levame, 2017