Entre la espada y la pared: PIC 4020

Este artículo fue publicado en El Español en Australia el 13 de junio de 2017

Entre la espada y la pared: PIC 4020

Pregunta:
Soy una chica española y esta es la cuarta vez que visito Australia en el plazo de casi un año.

A través de uno de esos sitios para parejas, entablé amistad con un australiano y vine a conocerlo personalmente. Simpatizamos y desde el segundo viaje me he alojado en su casa, como su de facto. Hace unas semanas nos casamos y ahora queremos presentar nuestra solicitud como 

La fecha de nacimiento en mi pasaporte es incorrecta y no coincide con mi certificado de nacimiento. Todos los documentos relativos a mi entrada a Australia, casamiento, exámenes médicos y certificado de la policía federal contienen la fecha del pasaporte y no la de mi certificado de nacimiento. La fecha correcta es la del certificado de 

Después de haber leído el artículo de la semana anterior, me preocupé y por eso le escribo. Podría tener problemas al presentar mi solicitud de esposa?

 

Respuesta:
Su pasaporte con la fecha incorrecta fue usado en las cuatro oportunidades que viajó a Australia. Esta situación relativa a la fecha de su nacimiento ha creado un problema masivo en lo que respecta a la ley, concretamente al PIC4020 (Public Interest Criteria) que es aplicable a todas las visas que se solicitan para residir en Australia.

No puede negar que Ud sabía, desde el momento que su pasaporte fue emitido, que existía un error en la fecha de nacimiento. Y sin embargo, el error fue perpetuado al solicitar su visa para venir a Australia y al rellenar la tarjeta de desembarque.

Algunos de los documentos en los cuales ha consignado la fecha errónea, son documentos de identidad, así clasificados por el PIC4020.

Su certificado de nacimiento, que establece cuál es la fecha correcta de nacimiento es uno de los documentos esenciales que se deben presentar para una visa de esposa. Al presentarlo, inmediatamente habrá una discrepancia con las fechas indicadas en la visa de visitante y cada vez que entró a Australia y DIBP, aplicando lo preceptuado por el PIC4020, llegará a la conclusión de que ha proporcionado información falsa o errónea con intención de engañar al gobierno.

Lo mismo sucede con el certificado de matrimonio. Desgraciadamente, lo que Ud consideró que era un dato sin importancia, como el hecho de tener algunos años menos, ahora está causando consecuencias irreparables.

Cuando pidió su visa de visitante, proporcionó la fecha equivocada; lo mismo sucedió cuando fue a hacer los exámenes médicos y cuando pidió el certificado de buena conducta en la Policía Federal.

En el sistema electrónico del Departamento se encuentra toda esta información, incluyendo las tarjetas de desembarque. Si Ud ahora se comunica con el Departamento de Inmigración con la intención de rectificar la información errónea, ciertamente se le aplicará el PIC4020 y no se podrá interponer ninguna excepción.  Su visa de visitante será cancelada y como inmigrante ilegal le podrían detener y deportar.

Inclusive, el Departamento de Inmigración podría invocar la falsedad de un documento relativo a su identidad e imponer la prohibición de que regrese a Australia por el término de 10 años.

Sería ilógico decir que ha habido un error no intencional o un error tipográfico. Sabemos que este no es el caso y el error ha sido perpetuado en por lo menos cuatro ocasiones.

No puedo aconsejarle que presente una solicitud cuando sabemos de antemano que la misma será rechazada y además le impondrán una prohibición de no volver a Australia por tres o hasta diez años.

Mi consejo es que no haga nada, no intente rectificar nada, se marche de Australia antes que el período de tres meses de su visa venza.   Recién luego de un tiempo prudencial podría intentar volver a Australia con una visa en donde los datos de identidad sean correctos.

Espero que entienda que la ley en Australia es terminante cuando se da información falsa, equivocada o con la intención de engañar al gobierno. Estos son los efectos de PIC4020.

 

Copyright Silvia P Levame, 2017