Visa de padre

‘Gracias Silvia por un regalo de Navidad que no tiene precio!’

La visa de mi madre fue concedida unos días antes de Navidad. Ella viajará a Australia muy pronto de manera que la última Navidad fue la ùltima que pasamos separadas.

Mis hijos y mi madre podrán compartir sus vidas y sus actividades cotidianas en el mismo país de ahora en adelante. Gracias Silvia por un regalo de Navidad que no tiene precio.

Con gusto y gratitud, la recomendaré a cualquier persona que necesite asesoramiento en cuestiones de inmigración.