El casamiento no garantiza visa automática

Este articulo ha sido publicado el martes 24 de julio de 2018 por El Español en Australia

 

El casamiento no garantiza visa automática

 Pregunta

Le estoy escribiendo desde Sevilla, donde me encuentro con mi flamante esposo y nuestras familias. Nos casamos la semana pasada y pensamos viajar a Melbourne juntos a fines de agosto. Yo soy ciudadana australiana y resido en Melbourne.  Qué trámites tengo que hacer para el reconocimiento del casamiento español en Australia? Si llevo el certificado de casamiento, cuanto demora  el Consulado Australiano para darme la visa? (Belén y Santiago, email)

 

Respuesta

Un momento, no tanta prisa! Lamento comunicarle que el hecho de que se haya casado, no convierte a su marido en ciudadano australiano automáticamente y por lo tanto, no le permite que viaje a Australia con Ud. Su marido, como tantos otros, necesitará presentar una solicitud de esposo, subclass 309-100 y la misma deberá ser considerada por el Departamento de Home Affairs, antes llamado Departamento de Inmigración.

Ampliaré mi respuesta con varios subtítulos que considero muy importantes.

1. El Consulado Australiano

En su caso, acudir al Consulado Australiano en Madrid o Barcelona no le ayudará absolutamente en nada. El Consulado no extiende visas y le remitirán a que se comunique con el Departamento de Home Affairs para averiguar cuales son los requisitos, documentación y demás que Ud y su marido deberán juntar y luego enviar con la solicitud.

2. El arancel gubernativo

El arancel que deberá abonar es en este momento AUD$7160. Debido a los altos costos de los aranceles gubernativos, le sugiero que busque ayuda profesional para preparar su solicitud adecuadamente y cumpliendo con lo que dice la ley.

3. Charlatanes y embusteros

Ultimamente he recibido en mi despacho a varias parejas que ´estaban listas para presentar su solicitud´ y cuando me las trajeron para que yo las revisara, realmente el contenido no valía ni siquiera la tinta con la cual había sido escrito.

Muchos llamados ´agentes de inmigración´ que cobran honorarios baratos para atraer al cliente, son charlatanes y embusteros, no tienen la menor idea de lo que la legslación requiere y cuáles son los documentos esenciales, sin los cuales, la visa será considerada inválida. Recuerde el refrán: ‘lo barato, sale caro!’

4. Documentación esencial

La ley es muy especifica con respecto a la documentación esencial que se debe presentar. Hay formularios que son obligatorios y trámites que no se pueden dejar de cumplir. Asimismo, es muy importante explicar los antecedentes de su relación, cuándo se conocieron, bajo qué circunstancias, cuándo decidieron que querían ser una pareja exclusiva y cuándo decidieron que querían casarse. Todo eso se debe explicar adecuadamente, preferiblemente mediante declaraciones juradas que deben ser corroboradas por otros documentos.

5. Cuidado con immiaccount

Le sugiero que, por más que hable y escriba inglés, que se asesore bien primero. El hecho de tener acceso a immiaccount, no le garantiza el suceso de su solicitud.

Ingresar datos en immiaccount es, muchas veces difícil, porque hay muchas preguntas similares que pueden ser consideradas como la misma y sin embargo, no lo son. Si las respuestas no son coherentes y no se refieren a cada pregunta en particular, Ud corre el riesgo de dar información contradictoria que sólo irá en detrimento de la solicitud.

Además, tiene que conocer y cumplir con la legislación específica para su visa en particular. Esto requiere estudio de la ley y conocimiento de lo que debe o no hacer y decir.

6. El elemento ´tiempo´

Por otra parte, también está el elemento tiempo. En este momento, el Departamento de Home Affairs está demorando entre 13 y 17 meses en considerar y decidir sobre una solicitud.

Es decir que su esposo definitivamente, no podrá viajar con Ud a fines de agosto porque la visa no le habrá sido concedida para ese entonces, suponiendo que toda la informacion y documentación presentada coincida y cumpla con la ley.

 

Copyright, Silvia P Levame, 2018